¿Por qué Bullet Journal?

En biología decimos que la plasticidad es un aspecto clave para la adaptación. Cuando el ambiente cambia, tendemos a responder o reaccionar para adecuarnos a las nuevas condiciones. Pero cuán grande o pequeña sea esa respuesta, depende de lo plásticos que seamos; es decir, del abanico de posibilidades con que podamos responder.

Por ejemplo, imaginemos a Fulano y a Mengano. Fulano lleva una vida sedentaria: coge el metro para ir al trabajo, se sienta delante del ordenador sus ocho horas, vuelve a casa y a la cama. Mengano, sin embargo, lleva una vida más activa: a veces va caminando al trabajo, otras simplemente se baja una parada antes para moverse; da un paseo de un par de minutos cada hora y practica ejercicio regular. De repente, por una serie de catastróficas desdichas, Fulano y Mengano solo pueden llegar al trabajo caminando. ¿Quién crees que lo tiene más fácil para adaptarse a las nuevas circunstancias? Efectivamente, Mengano tiene todas las de ganar.

Después de este tocho de introducción -que deja patente que el cambio MOLA y hacer ejercicio, aún más- llega lo que quería decir: y es que con el Bullet Journal te puedes encontrar con toda una serie de posibilidades que se adaptan a tus necesidades a corto y largo plazo: que necesitas una vista semanal en vez de diaria, vista semanal; que hoy no tienes nada que apuntar, no apuntas; que tienes que apuntar cientos de ideas para que tu cabeza no explote, las apuntas ocupando lo que necesites. Y así podría seguir un buen rato, pero mejor os dejo la prueba de que no hay dos Bullet Journal iguales (como no hay dos personas iguales).

En mi caso, cuando me decidí a comenzar con este sistema, empecé utilizando un cuadernos Moleskine que me habían regalado. Para el planning diario utilizaba vistas semanales que al final se quedaban ahí, malgastando hojas y haciendo que perdiera la paciencia un poco la esperanza en el Bullet Journal. Y al final, a base de mucho probar, este año me hice con el truquillo. Igualmente he cambiado cosas, pasando por el tipo de cuaderno -de un Cahier Moleskine a una libreta cuadriculada, regalo muy especial, y cortada a mano- y de vista semanal a diaria combinando diferentes tipos de organizaciones según las necesidades del día.

Si estáis más interesados en que os cuente con detalles los cambios que he ido incorporando, ¡no hay más que pedirlo! Abajo en comentarios estoy deseando escuchar todo tipo de peticiones. Pero sobre todo, con lo que me gustaría concluir es que lo más importante de todo es que no tengáis miedo a experimentar, a probar qué es lo que mejor va con vosotros y vuestro momento puntual: ensayo y error puro y duro. Y veréis que en esa evolución un pedacito de vosotros irá quedando registrado.

Anuncios

Mi bullet journal

¡Hola forastero!

Hoy te traigo el primer post del blog, que no es poca cosa ni nada.

Hace unos días una vocecilla amiga me dijo que por qué no me hacía un blog para ver mi bullet journal en fotos, pues le picaba la curiosidad. ¿Que no sabes lo que es? Tranquilo, yo estaba igual que tu. Aquí tienes un par de enlaces donde puedes ir entrando en materia.

Método original Bullet Journal, creado por Ryder Carroll (www.bulletjournal.com)

 –Bullet Journal desde cero. La autora de este blog es responsable directa de mi iniciación y mi relación de amor con este sistema.

 (Además hay cientos de cuentas en instagram y pinterest que puedes consultar y donde perderte horas)

 El caso es que cuando me hicieron la propuesta, amén de que vino de alguien a quien admiro mucho, me quedé en plan: “¿Yo? Pero si yo no tengo nada que contarle al mundo? Es más, mi bullet journal es algo soso y hasta aburrido”. Pero, ay oiga, que ahí me quedó rondando la vocecilla en mi interior y me he dicho que por qué no. Y aquí estoy 🙂

 ¿Has visto ya el enlace que te he pasado?, ¿sigues teniendo dudas de lo que es un bullet journal? Aquí te dejo el mío. Aún está en fase de madurez, así que no seas muy duro con él (es muy sensible a comentarios hirientes).