El arte de mirar bajo diferentes prismas

La entrada de hoy lleva tiempo dándome vueltas en la cabeza y a pesar de que estaba segura de que quería hablar de este tema, no sabía muy bien cómo abordarlo. No voy a descubriros la pólvora ni mucho menos pero sí me gustaría contar un poco mi experiencia. (Spoiler: va post larguillo).

Digamos que toda la vida he sido muy de ideas fijas y bastante cuadriculada, lo cual no ha sido incompatible con dar algún viraje a mi trayectoria profesional. Pero a grandes rasgos digamos que siempre me he centrado en un punto en concreto de mi trabajo y siempre he seguido esa línea aprendiendo cosas relacionadas.

Pero desde hace unos años, el término “multidisciplinar” se ha venido imponiendo en los dogmas y recomendaciones a futuros estudiantes. Ya no basta con saber mucho de A o B. Hay que saber un poquito de A, B, C y D para poder mirar las cosas desde distintos ángulos pero también para integrarlo todo y tener una visión más real de la vida.

Este aspecto se ha llevado un paso más allá, al punto de adquirir como locos eso que en los CVs está tan de moda: non-job related skillls. Hablamos de habilidades que van más allá de las competencias profesionales y que tienen que ver desde la inteligencia emocional hasta practicas deportes en equipo o tener hobbies relacionados con las artes.

En este punto es donde yo me he encontrado con que estaba estableciendo una relación insana con todo aquello a lo que me dedicaba en mi tiempo de ocio. Y es que han llegado a desestimar mi candidatura a ciertos puestos de trabajo por no tener conocimientos de fotografía (cuando me dedico a la ciencia y aparentemente no tiene nada que ver lo uno con lo otro… pero sí lo tiene, luego me di cuenta).

En este contexto de competitividad feroz, comencé a interesarme por diversas actividades: desde la fotografía (obvio) hasta la programación pasando por la pintura, la música y el nordic walking… Y siempre cometiendo el mismo error: no disfrutar de ninguna de ellas, pensando en todas ellas como un fin y no como un medio. Acababa los días extasiada con todo lo que “tenía que hacer”.

He tenido que ser consciente, después de tiempo, de que estaba metida en una rutina que no me estaba dejando disfrutar ni ver qué es lo que realmente me hace disfrutar. Finalmente, hace un par de años y guiada por mi intuición, volví a aquellas cosas con las que disfrutaba de más pequeña: el punto, la escritura, lo analógico… Y en estas estoy: disfrutando, experimentando, practicando, aprendiendo y aplicando todo lo aprendido a otras áreas de la vida.

Dicho todo esto quiero concluir con que no cerremos la puerta a expresarnos en otras áreas de la vida, como pueden ser la escritura, la pintura, el deporte… cualquier otra disciplina que no sea la relacionada con las actividades profesionales rutinarias, siempre y cuando seamos capaces de poder disfrutar de ello. Creo firmemente que si sabemos dedicarles el tiempo e ilusión suficientes, son una magnífica medicina para crecer tanto personal como profesionalmente.

Puede que el día de mañana me quiten un puesto de trabajo por no saber hacer el pino puente, quién sabe. Pero por el momento sólo puedo hablar maravillas de todas aquellas cosas a las que dedico mi tiempo libre, que tantas alegrías me han aportado y que tanta paz mental me dan para luego sumergirme en jornadas a veces maratonianas y mirar las cosas desde puntos de vista diferentes en busca de soluciones.

Y hasta aquí, mi reflexión de este lunes un tanto raro al que todavía le estoy echando en falta la hora que nos robaron el domingo 😉

¡Feliz lunes!

La evolucion

La evolución es.cha.chi. Punto pelota. Aquí os suelto de sopetón mi opinión casi sin admitir discusiones. Y es que si no hubiera sido por ella, ni tú ni yo hoy estaríamos aquí compartiendo un ratito a través de la pantalla. Podemos resistirnos todo lo que queramos a los cambios. Pero créeme, ellos seguirán su camino. Con o sin ti.

Evolucionar es precisamente lo que he estado haciendo con mi bullet journal las últimas semanas. Ya había adelantado el cambio a vista diaria por horas. Al principio fue un poco caos porque quise rellenar todas las horas del día hasta acabar extasiada.

Creo que por terquedad seguí con este tipo de organización y este es el resultado de las últimas semanas:

1_2_marzo3_7_marzo_Fotor8_10_marzo_Fotor

A parte de lo bonito que pueda o no quedar (a mí personalmente es como más me gusta hasta ahora), me quedo con todas las enseñanzas que me va aportando el Bulle Journal, que son un poco resumen de lo que llevo ya explicado:

-El tener horas por delante no es sinónimo de estar ocupándolas todas. Es bueno darse un respiro o simplemente reservarse un ratito para no hacer nada.

-Las rutinas me son muy necesarias. Me ayudan a ahorrar tiempo y me permiten planificar mejor y ahorrar en “fuerza de voluntad” en momentos de mucho trabajo.
¿Cómo incorporar rutinas nuevas? Este es un tema que voy a explorar a fondo porque tengo pendiente incorporar más ejercicio a mis semanas (ais, el ejercicio…).

-El peso de la semana se va acumulando y a finales de semana no soy capaz de hacer tanto como hago los lunes. Y no lo digo yo sola, Sara, de Estudio Avellana, que sabe más de estas cosas lo cuenta en este post.

¿Alguien mas por aqui fan de la vista diaria por horas en BuJo? Me encantaria conocer opiniones sobre este tipo de vista y cualquier otra sugerencia 🙂

¡Feliz lunes!

Rutinas

¡Oh benditas rutinas! Seguro que serán amadas y odiadas a partes iguales, pero algo me da en la nariz que si somos amantes del Bullet Journal podemos decir que las rutinas son parte de nuestra filosofía.

Por eso no diré que descubro nada nuevo si digo que amo las rutinas y que son un arma muy importante a la hora de tachar todas esas tareas de nuestra lista. ¿Por qué? Porque un hábito que hemos interiorizado y que “sale solo” lo que nos deja es un remanso de fuerza de voluntad que podemos emplear en otras tareas pendientes.

¿Sabíais que el Presidente Barack Obama sólo tenía trajes de un par de colores? Consideraba que a lo largo del día tenía muchas -demasiadas quizás- decisiones importantes que tomar y todo ahorro en “esfuerzo mental” sobre cuestiones triviales era un plus. Solución: “me pongo todos los días lo mismo o parecido y a correr”.

Cuento esto porque, hace unas semanas comencé a idear los días por bloques de horas con el afán de aumentar mi productividad. Estos bloques están diseñados de 8 a 22.

BeFunkyPhoto_04

No necesito registrar las horas previas o posteriores porque voy en piloto automático. Cierto que algunos días da más perecilla que otra, pero generalmente, esto es lo que ocurre:

22:00 hora de comenzar con la rutina nocturna.
Hago un poquito de limpieza de “mantenimiento” por si la cocina ha quedado como siempre hecha un desastre.
Me desmaquillo y me ducho.
Preparo los tapers de comida para el día siguiente.
Recojo el escritorio o envío algún mail importante que se me haya quedado en el camino.
Planifico el día siguiente.
Consulto la previsión del tiempo y elijo en consecuencia la ropa que me pondré al día siguiente.

Para entonces ya habrán dado cerca de las 23:00. Admitámoslo: soy de ritmo natural lento; no sé que hago y voy por la vida como en una peli a cámara lenta (aunque en mi interior voy el 50% del día azotada).
El caso, que sobre las 23:00 procuro estar en la cama, leyendo en el mejor de los casos, enredando con la consola últimamente… A las 23:30, luces fuera.

6:50 comienza el frenesí de la rutina matinal jaja.
Aunque a esa hora mi fitbit ya me habrá empezado a avisar de que hay que abrir el ojo, no será hasta 10 minutos más tarde que no ponga un pie fuera de la cama.
Y aquí sí que voy en modo automático. Lo que sucede a continuación es algo como:
Aseo – Acicalamiento (o chapa y pintura jeje) – Ventilar toda la casa – Preparar la tartera con la comida – Micro rutina de limpieza – Regar las plantas – Abrigo y pista.

Y esto, señores y señoras, es lo que a mí me da la tranquilidad de sentarme entorno a las 8:00 en el despacho lista para invertir toda mi energía en las primeras tareas del día y sucesivas hasta la rutina nocturna.

Y ahora, ¿alguien más por aquí amante de las rutinas? ¿Alguien más que como yo entre en piloto automático a partir de ciertas horas? 🙂

¡Feliz Lunes!

p.d. si alguien me va a reñir por no desayunar, prometo que religiosamente todos los días a las 8:30 desayuno con mis compañeras en 15 minutitos. Lo justo para alegrarnos el día y comenzar con más ganas, porque son unos soletes!!

Random inspo

Y otro mes más vengo a contaros un poco qué historias locas tengo en la cabeza. El mes pasado ha sido un mes de muchísimo trabajo. Aún así mi cabeza no para de darle vueltas a un montón de cosas y qué mejor que dejarlas plasmadas y compartirlas. Así que ahí vamos 🙂

-Hace unos días os comenté que mi sentido de la decoración es manco. De verdad que me parece que todo lo que toco queda con un aspecto rancio cutre. Pero tengo unas ganas locas de darle un aspecto renovado a la entrada de mi casa. Y pinterest me está matando de amor. En concreto, ago así.

-Hacer pan es algo que nunca había entrado en mis planes. Hasta que me decidí a probar el “pan rápido” y ver que no era una manca. Desde entonces, Sr. Novio y yo nos hemos puesto a amasar y probar recetas nuevas como locos. Y con los panes de pita hemos encontrado la horna a nuestro zapato.

pan_pita

-No tengo mesita al lado de la cama. Bueno, en realidad tengo un espacio vacío de un mueble de Ikea, pero ando buscando soluciones prácticas para que apagar el despertador no se convierta en una función de circo. Esto es lo que más se acerca a mis necesidades.

-El vermú de los domingos puede que sea lo que más echo de menos en el mundo mundial. Así que de vez en cuando me doy un homenaje en casa. Últimamente es algo improvisado, pero hay muchas recetas de picoteo en cola para los próximos domingos. Ya os contaré 😉

vermu

-Vista diaria de mi Bullet Journal. Al final me he pasado a vista diaria por horas, para llevar control sobre dónde se me va el tiempo. Al principio fue un poco caos, como ya os comenté aquí, pero ahora mismo me está sirviendo muy mucho. Y por qué no, la estética me gusta, así que win win!

vista_diaria_horas

Eso es todo de momento. Prometo seguir llenando Marzo de momentos de todo tipo para traer más inspo el mes que viene.

Hasta entonces, ¡feliz lunes!