Rutinas

¡Oh benditas rutinas! Seguro que serán amadas y odiadas a partes iguales, pero algo me da en la nariz que si somos amantes del Bullet Journal podemos decir que las rutinas son parte de nuestra filosofía.

Por eso no diré que descubro nada nuevo si digo que amo las rutinas y que son un arma muy importante a la hora de tachar todas esas tareas de nuestra lista. ¿Por qué? Porque un hábito que hemos interiorizado y que “sale solo” lo que nos deja es un remanso de fuerza de voluntad que podemos emplear en otras tareas pendientes.

¿Sabíais que el Presidente Barack Obama sólo tenía trajes de un par de colores? Consideraba que a lo largo del día tenía muchas -demasiadas quizás- decisiones importantes que tomar y todo ahorro en “esfuerzo mental” sobre cuestiones triviales era un plus. Solución: “me pongo todos los días lo mismo o parecido y a correr”.

Cuento esto porque, hace unas semanas comencé a idear los días por bloques de horas con el afán de aumentar mi productividad. Estos bloques están diseñados de 8 a 22.

BeFunkyPhoto_04

No necesito registrar las horas previas o posteriores porque voy en piloto automático. Cierto que algunos días da más perecilla que otra, pero generalmente, esto es lo que ocurre:

22:00 hora de comenzar con la rutina nocturna.
Hago un poquito de limpieza de “mantenimiento” por si la cocina ha quedado como siempre hecha un desastre.
Me desmaquillo y me ducho.
Preparo los tapers de comida para el día siguiente.
Recojo el escritorio o envío algún mail importante que se me haya quedado en el camino.
Planifico el día siguiente.
Consulto la previsión del tiempo y elijo en consecuencia la ropa que me pondré al día siguiente.

Para entonces ya habrán dado cerca de las 23:00. Admitámoslo: soy de ritmo natural lento; no sé que hago y voy por la vida como en una peli a cámara lenta (aunque en mi interior voy el 50% del día azotada).
El caso, que sobre las 23:00 procuro estar en la cama, leyendo en el mejor de los casos, enredando con la consola últimamente… A las 23:30, luces fuera.

6:50 comienza el frenesí de la rutina matinal jaja.
Aunque a esa hora mi fitbit ya me habrá empezado a avisar de que hay que abrir el ojo, no será hasta 10 minutos más tarde que no ponga un pie fuera de la cama.
Y aquí sí que voy en modo automático. Lo que sucede a continuación es algo como:
Aseo – Acicalamiento (o chapa y pintura jeje) – Ventilar toda la casa – Preparar la tartera con la comida – Micro rutina de limpieza – Regar las plantas – Abrigo y pista.

Y esto, señores y señoras, es lo que a mí me da la tranquilidad de sentarme entorno a las 8:00 en el despacho lista para invertir toda mi energía en las primeras tareas del día y sucesivas hasta la rutina nocturna.

Y ahora, ¿alguien más por aquí amante de las rutinas? ¿Alguien más que como yo entre en piloto automático a partir de ciertas horas? 🙂

¡Feliz Lunes!

p.d. si alguien me va a reñir por no desayunar, prometo que religiosamente todos los días a las 8:30 desayuno con mis compañeras en 15 minutitos. Lo justo para alegrarnos el día y comenzar con más ganas, porque son unos soletes!!

Anuncios

6 thoughts on “Rutinas

  1. Me encantan las rutinas, soy un animal de costumbres. Creo que me ayudan a funcionar como persona, a tener más tiempo libre para otras cosas y en general a ser más eficiente permitiéndome poner a veces ese piloto automático al que te refieres. Y voy a ir un poco más allá y a decir que si en muchos momentos de mi vida he tenido que vivir sin rutinas, y he podido, ha sido por tener esa experiencia previa de tenerlas. ¡Suena raro pero así es!

    Por cierto, ¿a qué andas jugando? Hace mucho que no saco tiempo para jugar con mi DS y a lo mejor podría alternarla con la lectura nocturna 😀

    Me gusta

    1. A veces soy un poco inflexible porque si me trastocan los planes y no las puedo llevar a cabo me pongo muy nerviosa. Pero también puedo sobrevivir sin ellos, sé que luego volveré tarde o temprano. Quizás sea parecido a lo que dices con que eres capaz de no vivir con ellas porque previamente las tienes. ¿Nos estamos enredando? 😛
      No soy muy fan de los videojuegos, pero tengo el picross 2 y estoy enganchadísima jajaja.

      Me gusta

  2. Me encantan las rutinas, aunque con los años las he tenido que ir adaptando (tener 3 hijos adolescentes hace difícil mantener una rutina personal…). Al leerte me hago consciente de que me gustan las rutinas y las voy a aplicar con algo más de fuerza! Improvisar es divertido, pero en el día a día creo que me agota demasiado!

    Me gusta

    1. Te entiendo Teresa, muchas veces me imagino cuando tenga niños cómo será mi vida -y mis rutinas- entonces. Y por supuesto que es bueno adaptarlas, nosotros mismos y nuestras circunstancias cambiamos a lo largo de la vida. Lo que hoy nos funciona dentro de un tiempo puede que no. Creo que la clave es encontrar lo que a nosotros nos vaya bien y esté en coherencia con nuestros valores. Ánimo con ello 🙂

      Me gusta

  3. Para mi fue todo un descubrimiento descubrir que funciono infinitamente mejor con rutinas. Desde que soy consciente de ello soy mucho más feliz y me resulta más fácil organizarme.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s