Adiós bici, adiós

Esta semana me robaron mi bici. Sí, y el disgusto que me he llevado ha sido mayúsculo.

Era una bici de segunda mano que había conseguido bastante bien de precio y estaba MUY bien para los poquillos euros que pagué. Tengo que reconocer que me dio algún susto que otro que llevo tatuado en forma de cicatriz, pero al fin y al cabo era mi bici mimada.

IMG_20151117_081924_Fotor
El primer día que fui con ella al curro

Siendo brutalmente honesta, pues es una faena, pero puedo seguir haciendo vida normal. Es más, en el peor de los casos, hay quien se ha ofrecido a dejarme su bici si alguna vez la necesito. Pero no es esa la cuestión, la cuestión es lo que significaba para mí.

Cuando me mudé a la ciudad donde vivo ahora, la mayoría de la gente se mueve con ella (o en transporte público) y yo, a mis casi 30 años, ¡no sabía casi montar en bici! Sí, vale, sabía pedalear un poquillo pero mi destreza era muy limitada. Y desde luego no estaba dispuesta a que mi poca habilidad fuera un problema, tenía que vencer mis limitaciones sí o sí.

Así que ni corta ni perezosa empecé a mirar páginas de compra venta hasta hacerme con una. Recuerdo que con todo el cariño del mundo me la llevé para casa dispuesta a darle un lavado de cara con la ayuda de Sr. Novio y me moría de ganas de recorrerme la ciudad entera con ella.

¿Sabéis lo que pasó el primer día que nos fuimos a dar una vuelta por los alrededores? Que me comí una hostia galleta que todavía me tiemblan las pestañas de la que me acuerdo. Me moría entre la vergüenza y el dolor. Pero me levanté, me sacudí la gravilla y a pedalear de nuevo rumbo a destino.

Desde aquella primera vez hubo alguna que otra torpeza más (alguna vez os contaré cuando un hombre me recogió del suelo literalmente…). Pero el resultado siempre fue el mismo: levantarse, sacudirse el polvo y a por más.

IMG_20160610_120300_Fotor
Ir por la calle y que se os rompa el pedal, guapo ¿verdad? xD

Por eso, que me hayan robado la bici no me disgusta por el hecho en sí, sino porque se han llevado lo que para mí significaba tenerla. Era el símbolo que me recordaba que nunca es tarde para aprender algo nuevo, para vencer tus miedos, para salir de tu zona de confort o probar algo nuevo. Y que, como todo en la vida, hay que saber levantarse después de caer.

Querida bici, te echaré de menos

Cuaderno Nuevo

¡Cucú! Aquí estoy, algo más escondida de la cuenta, pero por aquí al fin y al cabo 🙂

Estos días están siendo particularmente intensos; a la vida le gusta no ponerte las cosas fáciles y cumplir con tus objetivos/sueños a veces supone un esfuerzo titánico. Pero estoy segura de que al final todo merece la pena. No solo al final sino también por el camino, porque aprender a lidiar con la parte más fea de la vida trae grandes lecciones. ¡Aprendamos de ellas!

Y ahora que ya he soltado el tostón trascendental, a lo que vengo: que a mitad de mes he tenido que estrenar cuaderno nuevo para mi Waseldori, wiiiiiiiiii.

Archivo_001
Adiós a mi viejo cuaderno ♥

Nada más empezar mayo, fui consciente de que no iba a tener hojas suficientes para terminar el mes. Aún así, decidí seguir para adelante porque eso de dejar hojas vacías ME PUEDE. Además, al cuaderno le tenía un especial cariño por tener mucho valor sentimental para mí.

En Abril hice una whislist incluyendo un Moleskine Softcover que tenía intención de utilizar como siguiente cuaderno. Quería probar el pautado de puntos porque le tengo mucha curiosidad, la verdad. Pero aún tenía por casa un Cahier de Moleskine al que no le estaba dando demasiado uso y mi pequeño síndrome de diógenes salió al escenario… Total, que me he cogido al Cahier por banda, lo he tuneado un poquillo y este es el resultado.

Archivo_003

Archivo_004
Calendario para tener todo el año a golpe de vista

Como este cuaderno ya lo estaba utilizando para llevar algunas colecciones, el índice ya estaba registrado en la primera página. Después de las colecciones añadí el calendario anual  siguiendo el método Alastair (no hice foto, vergüenza ven a mí!!) y otra página con una pegatina (regalo muy especial) del año completo para poder tenerlo a golpe de vista.

Archivo_005
¡Arrancando a mitad de mayo!

He vuelto a la vista diaria normal sin bloques de horas porque he establecido unas rutinas (¡vivan las rutinas!) que me permiten despreocuparme de planificar mis horas. No descarto volver a hacer cambios, me encanta experimentar, pero de momento así se queda la cosa 🙂

De momento seguiré llevando conmigo el viejo cuaderno por si tengo que volver a consultar algunas páginas. Pero desde luego, cuando no lo lleve en mi waseldori, se que tendrá un hueco muy especial en mi biblioteca.

p.d. ¿qué os parece mi friki tela de fórmulas matemáticas? Espero enseñaros alguna otra cosa con ella no dentro de mucho 😉

Random inspo Mayo

¡Buenas out there!

Este semana he tenido que retrasar el post al miércoles por problemas del directo (que diría nuestra Isabel Gemio :P).

El mes pasado se me pasó sin enterarme y fue un poco louco: a mitad de mes me vi lamentándome por no haber hecho el cambio de armario y a los dos días hubo un bajón de temperaturas de casi 10 grados, yuhu! ¬¬ Además el mal tiempo acabó afectando a mi humor por demás.

Y lo dicho, entramos en Mayo, mes de las flores. Espero que sea un mes para recordar y para celebrar, pero no os voy a hacer spoiler hasta el mes que viene, muahahaaaa. Mientras tanto, ahí van un radom de todo lo que tengo por la cabeza 😉

-Mi amiga Gemma (Wasel Wasel) es experta en crearme ansia viva. Pero quién mejor que ella quien haga que se me caiga la baba al pasearme por la web de Traveler’s Factory pensando en mis siguientes regalinos ;P

-El mes pasado soplé velas y Sr. Novio se portó regalándome una máquina de coser con la que llevaba tiempo soñando. Tengo mi tablón de Pinterest que me tiene loquita con la cantidad de cosas que quiero hacer.

-Va de regalos la cosa. Durante lo que queda de mes tendré que dedicarle bastantes horas a eso de estar sentada delante del ordenador. Y mi Hermano, que me quiere y me conoce a partes iguales (es decir, un montón de millones), me envió por mi cumple este flexo para mi escritorio con el que no puedo estar más contenta.

-Como decía, abril ha sido un poco locura y mayo ha entrado pisando fuerte. En estas épocas de estrés y demasiados sentimientos atravesados recurro más que nunca a meditar unos minutos. Hasta ahora Headspace es mi método favorito para ello.

Espero que en Junio tenga muchas más cosas bonitas que enseñar, porque lo que es mayo (como abril) me tiene absorta en proyectos muy importantes. Pero todo pasará, tarde o temprano, y podré sentarme al solecico a disfrutar 🙂

1 de mayo

¡Feliz día del trabajador!

A todos aquellos que se dejan los cuernos día a día para ganarse el pan, a los que disfrutan de su trabajo, a los que luchan por crear un mundo mejor, a los que nos inspiran cada día, a los que poco a poco mueven el mundo, a los que son ejemplo de perseverancia, a los que estudian, a los que estudian y trabajan, a los que nunca se cansan de aprender.

A todos aquellos, hoy: feliz día.