Pequeños baches

Aquí estoy, semi de vuelta. La semana pasada estuve desaparecida y aún estoy bastante out de las redes sociales. Están siendo días de trabajo bastante duros que me están afectando a muchas facetas de mi vida.

El caso es que no quería traer este tema al blog; de hecho, tenía preparado para hoy un post que va mucho más en la temática del bullet journal (así que atentos a la semana que viene). Pero necesito hablar de un tema, básicamente desahogarme. Porque como sólo tengo en la mente “trabajo”, sólo puedo hablar de eso últimamente.

La relación que se establece entre un jefe y un subordinado es clave para el desarrollo de la labor profesional. Cla-ve. Creo que hasta aquí estamos todos de acuerdo. Trabajar en un ambiente donde se favorezca el crecimiento y que ayude a mejorar es lo mejor que nos puede pasar profesionalmente. Y si sois trabajadores por cuenta ajena y tenéis un puesto así, por favor, cuidadlo porque es oro en un paño.

Cuando la situación es al contrario y el ambiente lo único que hace es minar tu moral y atentar contra tu propia valía, hay que salir corriendo, pero sin pensarlo. Una retirada a tiempo también es una victoria.

Yo estoy atrapada en una relación de este estilo, a pesar de que tiene los días contados. Cometí el error de asumir el papel de “me callo y aguanto hasta que pase” hace tiempo y ahora estoy atrapada doblemente: enfadada por tener que aguantar y enfadada conmigo misma por haber adoptado esa postura.

Esto se traduce en que estoy al borde de la extenuación mental. Estoy cansada de aguantar tratos que para mí distan mucho de ser profesionales. Pero aún más estoy cansada por haber permitido que alguien me hiciese sentir mal. Desde luego no soy perfecta, pero precisamente quiero rodearme de los que tienen más experiencia y aprender para mejorar.

La suerte (o no suerte) ha querido que la forma de aprendizaje en este camino haya sido un auténtico fracaso. Me consuela saber que en unas pocas semanas todo habrá terminado y se pondrá por fin punto y final a esta etapa. Sólo espero sacar algún aprendizaje de todo esto.

Anuncios

One thought on “Pequeños baches

  1. Ay, cómo lamento que estés en esta situación. He vivido eso antes de trabajar por mi cuenta y terminó muy mal para mí por aguantar todo. Así que solo puedo alegrarme si me dices que dentro de poco se acabará, porque de lo contrario, la única salida que tienes es dejarlo 😦

    Mucha gente no entiende lo que significa ser jefe, estar a cargo de otros. Es algo más allá de mandar y de que se haga el trabajo, para mí tiene mucho más que ver con la inteligencia emocional. Si esa persona no tiene ni pizca de ella, es una tortura para los que estén bajo su mando. ¡Lo siento mucho, preciosa!

    Si necesitas desahogarte, ya sabes dónde estoy.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s